Ángel caído

Puedes mandar nombre a Marte, buscar restos de piel en el último asteroide o montar sobre la cima del persistente huracán y gritar odio sobre furia.

Acallar todas las dudas en un viaje estelar al fondo del corazón y contemplar cómo sus arterias cuentan cegado al suelo.

El ángel caído cubre gesto ante ladrido de la vida, contempla desde guarida preguntando al eco por qué tanto lamento.

No existe respuesta, baja mirada sigue al pensamiento que se pierde en una pregunta, ¿tan corto vuelo… toca tierra antes que cielo?.

Un comentario

Responder a Belén Sánchez Sánchez Cancelar respuesta