Con vistas al mar

Desfila Napoleón entre despistada pista, sombrero de fantasía rompe tal monotonía.

Tengo un ciclón sobre mi cabeza, estalactitas en memoria que rasgan cada recuerdo y borran sus nombres.

Salitre de ilusión en unos playeros rotos del camino y pasos que corren … para llegar a un lado, perdiéndose en todos.

La última oliva marca la hora, cierro el cielo que envuelve mi pelo, hora de partir la manzana, asarla al verde intento con vistas al azul de ardiente mirada.

Un comentario

  1. Me encanta como lo describes.
    Y esa forma tan tuya e irrepetible.
    Entre mil poemas, sabría siempre cual es el tuyo.Tienes tu propia identidad,y eso megusta mucho.

    Besines 😘😘😘😘

Deja un comentario