Cuestión de gustos

Le gusta lo sencillo, firme contra egocentrismo, lo natural sin sulfatar.

La sonrisa sin prejuicios, el atardecer en calma y la lluvia desteñiendo mares.

El cielo que grita cuando la tierra calla, el susurro de la montaña cuando la niebla atrapa.

La música en el silencio cerca del alma, en grito, justo cuando la risa asoma ventana.

Y luego estás tú, con el amor a la vida, las ganas de sorber cada segundo y la incertidumbre de sentir ganar batalla en una guerra.

Me gusta, siempre le gustó.

Deja un comentario