Calle principal

Crujen los corazones

recordando la sonrisa

ausente,

se preguntan donde dejaron

aquellos amaneceres

repletos de luz,

ahora sólo sumergen

cenizas del resplandor,

opaco a la razón

ocultadas por las cicatrices

cosidas con heridas.

Pasean con las marcas tatuadas

sobre los surcos de su piel,

mañana ojos no despertarán

y lo sellado se olvidará

en las carnes de otros.

Llevan su precio

bien marcado

donde simulan

ciega persona.

Aveces ves ser

caminar con el sosiego

de haber ganado la batalla

al sastre con hilos de oro,

convertidos en eso,

hilos que se rompen …

Deja un comentario