+ o –

Tengo un monstruo en mi cabeza, de vez en cuando saca sus dientes y roe la venas del latido. Le pongo una tirita en el corazón y le doblego a la razón.

Cuando menos lo espero, aparece de nuevo, arrasa con todas las sonrisas, se esconde tras malsonantes sílabas y lo veo, freno dentadura y la cierro de nuevo.

Ahora lo ves llorando, se ha portado muy mal y lo sabe, se esconde en mi cabeza detrás de otro pensamiento, encerrado entre cuerdas de amor, lo dejo en reflexión.

Tengo un pobrecito monstruo en mi cabeza, me da pena cuando intenta acabar con su imágen lo miro con la tristeza de saber que siempre intentará portarse mal, nunca crecerá.

Tengo un bebé en mi cabeza, llora como malcriada opinión y censura la esperanza de otro monstruo, se quiere quedar a mi lado y cuando le pega pensamiento, se ciñe a mi piel.

Yo los acaricio, sin uno no existe otro y no tengo el valor de acabar con ninguno de los dos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s