Arrastre

Caen párpados, ausencia abre el rumor del viento azotando fundamento. Desvanecen pestañas raídas, mientras todo se acaba, nada sobrevive al tsunami del neón.

Cierran iris de memoria para llegar al cerebro y contar entre cuentos que el cielo se cae cuando miras luz, el Universo se desvanece contemplando la luna sin igual.

La noche regresa y reina murmullo, digno silencio sube al trono, cierra y desconecta sentimientos, resurgen escondidos entre el titiriteo de una estrella en una boca, rota del grito.

La mitad del mundo de apariencia, se desconecta del tren de prisas y descansa en el banco de aquella estación entre sábanas de incertidumbre al día que asoma estela entre gris futuro.

Debería ver colores entre tanta rama, acantilado arrastra y el arnés de la esperanza cada vez resiente más el peso de aquel cuerpo, ahora yaciendo muerto.

Deja un comentario