Cuestión de espacio

Hoy de nuevo te hablé, conté entre lágrimas que el viento ya no soplaba nombre y el murmullo de una fecha hacía sangrar de nuevo herida.

Limpié el reposo donde te escondes, arrojé la lluvia del mundo sobre hombros, la soledad contestaba de nuevo la pregunta.

Por qué te fuiste sin decirme lo que el futuro abrigaba, sin contarme que viste al monstruo y callando golpe de vida, veías en el muro sobre el cuál mi cuerpo rompía.

Ahora sólo hojas de vida me recuerdan donde la hubo, flores secas anuncian un año más y mis manos arrugadas siguen lamentando el no haber tenido valor para empujar a la muerte al abismo donde apareció.

Debo de irme, lanzo un cubo de hielo sobre la tibia losa y veo mi reflejo allí, en aquel espacio donde mi lápida reposará algún día, me espera impasible ..

aún queda camino.

Deja un comentario