La opera de lo real

Morir de amor,

sin ver reflejo

del espejo que mira,

y sentir en voz

hoguera apagándose

en el sonido.

Ignorar belleza

del interior de la brisa,

para revolotear

entre diamantes.

Elegiste mala compañía

y la Norma

fue mermando poco a poco

confianza depositada.

Buscaba posesión

no amor

y no lo viste,

sagaz te compraba.

Papel todo consigue

hasta amor de propaganda,

pero quién una vez paga

nunca sabrá más de él.

Sólo ha etiquetado querer

con nombre ajeno al reverso,

y mirando cielo comprenderá

no se compra sentimiento

se da, sin coste alguno.

Y a las puertas del cielo

recordará,

el amor pasando por portal,

¡demasiado tarde para amar!.

Deja un comentario