Cambio de estación

He cambiado la estación de los recuerdos, los de ayer han regresado tímidos a la memoria, han picado la puerta y mencionado nombre del pasado.

Mis lágrimas los ha empapado de instantes, luego se han escapado algunas sonrisas que han secado cuerpos temblorosos de cenizas.

Los he colocado en perfecto orden, los que dolieron abajo del todo para ser arropados de la escarcha del corazón.

En el medio, los alegres tornando tristeza, asustados de la caída en libre, esbozan aún alguna pregunta, allí se quedarán seguros, bien anclados a la vida.

Arriba de todo están los felices, pocos y duraderos, sólos y repletos de todo, llenos de arco iris sacan sus manos a los otros, cantan una linda melodía para apagar las tormentas de pieles quemadas.

Cada año, los coloco en el perfecto orden del Otoño, guardando espacio para los nuevos que con temor entran despacio, con cautela de ser arrollados.

Les abro los brazos, recito con amor al color de la vida y calmo prisa … nunca fue buena compañía.

Deja un comentario