Regreso

Dejaste apagar nuestra voz y caíste en el silencio de las cenizas cayendo sobre el sendero del bosque.

Una chispa fue suficiente para resucitar el fuego del corazón, costó mucho encender pasión, pero donde hubo lluvia hay esperanza.

Aún en las áridas estepas, suenan los ecos de nuestras voces y yo pasajera ave, veo como nuestro cuerpo arde.

Escuchate, sigue el chasquido del fuego a través del sueño, agarra momento, hazlo tuyo, como un cuerpo ama otro desde el querer sin día después.

Sientes el calor,
es el comienzo,
regreso.

Deja un comentario