Nieves

Truena en corazón, granizando sangre hacia el cuerpo, llueve en pensamiento cuando intenta buscar razón al odio regado de sequía escarchada.

Es tarde, las manos se niegan a buscar, lavan marcas y dejan las huellas reposar vejez entre áspero roce del sudor del ayer.

La noche abriga, una pequeña lámpara sustituye el último intento de alcanzar amor con un libro entreabierto entre la nada.

Hace frío y las mantas no pueden abrigar la gelidez del alma, ya cansada de tanto ver entre tinieblas, comienzan las edades del silencio.

Las nieves se acercan.