Incumplimiento

Nunca hablaré de ti, del mundo que desconocía pasos, ni contaré como la noche tiene mil horas y en un sólo suspiro nos la comimos.

No sabrán de tu cara, como despiertas en mi rama, de la ausencia en ti y de esa manera única de morir, en un sólo abrazo.

El beso del poema escondido entre adioses y que un día fue el último del gran acierto del intento de no recordarte.

Estaba escrito que la distancia jamás nos uniría y que el calor del sentimiento se apagaría con la primera lluvia del día.

Apenas una duda de aquello y sin embargo todas en una. La mañana se desliza entre el frío del recuerdo y yo me dejo empapar de vida en otro cielo, lejos de las nubes que supieron del deseo.

Foto de Tarragona de Joan.