Soñando con asteroides

Si mañana fuera 2022 y el mundo estuviera apunto de irse a las cenizas de dónde salió.

Si de repente la temida oscuridad atravesara la alambrada, tuvieras el miedo ante ti, frente a frente, ¿en quién pensarías?.

Si pudieras decidir con quién pasar la última hora y supieras que existe, ¿te conformarías con caminar al lado del reflejo?.

Acaso mañana no volviera a amanecer, con quién despertarias en la eternidad, ¿conoces su nombre?.

Quizás sepas la respuesta, entonces … ¿me puedes decir que haces ahí sentado mirando la nada, sabiendo que el mañana te puede engullir y mandar todo tu fabuloso mundo al acantilado de la eterna ausencia?.

Mañana no saldrá el sol.

Hoy es 2019, pero podía ser 2022, cesan los latidos, ¿habrá algo por lo merezca la pena haber vivido?.

Un asteroide te roza, apenas un soplido, la vida continúa, pero …¿estás seguro de no estar muerto?.

Divagando un nuevo año ha caído, un asteroide ha herido el corazón y el planeta comienza a morir.

Tú y yo, desapareceremos en la duda de lo que hubiera sido … nuestro sueño.

Foto de Joan

Un asteroide del tamaño de la pirámide de Giza podría golpear la Tierra en 2022