Dos en una

Me miraste a los ojos,

con un leve devaneo

me robaste el corazón

¿bailamos? me dijiste,

tu cuerpo se curvaba

en una perfecta onda,

sonaba la música

y yo en la danza del viento

oía el silencio

cerrando mis ojos,

arqueaba mi luna

con Júpiter de tribuna,

el escenario dibujaba

el perfecto lienzo

de dos vidas en una,

danzamos con las manos

unidas en desesperación,

el latido renació,

ya nadie pudo cesarlo,

la vida bombeaba pasos,

en el perfecto Universo …

y nosotros bailando.

2 comentarios

Deja un comentario