Inesperado

Gira la desintegración en su dorso, apenas vislumbró dulzura, torna dolor en instante, ya le avisaron, amar no te dolerá, nunca lo sentirás, apenas rozarás, será sutil como primer beso, liviano como la suavidad de su comisura, placentero como el orgasmo de una vida y tan traicionero como el viento que se escapa.

Será sólo un espejismo de expectativa, un cuento narrado desde la inocencia, amanecer sin luz en una mirada cegada. Y entenderás que en la cercanía de una eterna ausencia, el amor se agazapa entre la paja de una oculta sonrisa, allí donde lo inesperado torna realidad y una vela se enciende ante la oscuridad de una nueva noche.