Media Luna

Desearía ser hoja

donde reposaras pensamiento,

ceñirme a cintura

como si fuera sabia en rama.

Meterme en el buzón de tu voz,

volar donde nadie nos viera,

surtir labios

de la inmensidad que nos deja.

Duermo entre gritos

soñando historias,

recordando la noche

de los vientos del ayer.

Despeinan el hoy del mañana,

llenan con varillas,

promesas de lealtad

a la oscuridad.

Herviendo valentía

entre voces y vientos,

saciando hambre

en mano que mece.

Amor de madre

humos de pensares,

un vivir del sentir,

en media luna del vivir.

Escondido de poseedores

el don de una voz

¿iba acaso a callar

su grito?.

Abriéndose paso

en un ocaso

comenzó la sílaba

de una niña herida.

Si acaban con su voz,

miles … ocultas

resurgiran del silencio.

No es un aviso.

Gracias por ser inspiración.

Deja un comentario