Latido de una canción

Si pudiera explicar

en un solo sonido

todo lo que embarga corazón

cuando está repleto de amor,

sería infinito.

Si con sólo un símbolo

pudiera narrar la paz

de un alma

comenzando a volar.

Miraría la alta montaña

y volvería a pasear

mis huellas

entre sus grietas.

En lugar de sies,

abriría el corazón

en cuatro gajos …

de emoción.

La amistad,

a distancia

y nunca se oculta

en espalda.

La familia

siempre está,

en la noche y en el día,

sin hora ni medida.

Vida y poesía, unidas,

orgasmo de emoción

que recorre con devoción.

Por último, amor,

siempre cercano,

da sin nada pedir.

Todo late fuerte

en el verde manto,

galopa con la creencia

del sueño que golpea.

¿Oyes el latido de la vida

olvidando precipicio,

despeinando conciencia

derramando verso

sobre mis venas?.

Son ellos no yo

quiénes empujan tinta,

y la dejan secar

en una vida más.

Son ellas las que están

en cada parte del corazón,

revolviendo aorta

que riega pulmón.

Son todo y efímero …

como el latido

de una canción.