Boicot al pensamiento

Sube a la torre del tiempo,

empujando las manillas de las

horas,

retando a los minutos perdidos

y saltando sobre los segundos

obviados.

Vuela sobre el viento que canta

una canción casi desterrada,

en melodía de la ola escapada

sobre resaca de lo vivido.

Estira razones del silencio

y masajea sonidos

sobre la fórmula perfecta,

ahora rota mirada.

¿Ves como se agarra

con el ahínco de respirar

oxígeno, dejando el dióxido

ahí fuera escondido?.

Cuánto valor perdido en alta mar,

cuántos sueños hundidos

ahora buceando entre algas

con el tiempo escondido.

La vergüenza de quién ve

como el mar llora cuerpos,

expulsando el hedor

de lo inhumano.

Dónde vamos

cuando nadie ve,

dónde caminamos

si llueven huellas.

Perdidas entre versos

acuden a buscar

la llave de la edad

ansiadas de cenizas.

Y yo las veo

con la lectura

del cristal

del cansancio,

con la voz calmada

de la tormenta,

y con la mirada

atenta al mar.

Deja un comentario