El paso por el leve latido

El bosque lo sabe todo, tanto sabe, que cuando le preguntas narra miles de versos y los acaricia con sus ramas en el camino del deseo.

Puedes pasear caminos y en silencio intentar escuchar su voz, pero bien se oculta a los ojos del depredador.

Aveces protesta y agita troncos, levanta las raíces, grita rugidos y se deja bailar entre las luces de las estrellas.

Cada parte del bosque es su alma, intenta respirar aire de las hojas que van cayendo despacio sobre su alfombra.

¿Sientes la fuerza de la savia recorrer tu alma?, es parte de ti cuando caminas con los pies descalzos amando otro amanecer.

Respira, siente la fuerza de la humildad en el pico más alto, cierra los ojos y percibe el sonido del alma que canta.

Acabas de conectar corazón, sola deambulas entre las sombras de los caminos perdidos escondida en los leves latidos.