Carta poética de una sonrisa

La sonrisa se pierde

en la oscuridad,

sólo una carcajada

ves ante ella caminar.

Sin saber olvido

tan cercano,

siente respirar

nuca tapada.

En la memoria de las horas,

perdida frente al espejo,

ensaya una y otra vez

el gesto del triunfo.

Programada imitación

sin llegar a ser reflejo,

no le enseñaron a sentir

y oculta en raíz.

La próxima vez sonría

saque espejo y mire boca,

relámpago ha pasado,

reiterando rayo no ilumina.

Con cariño,

Verdadera sonrisa

Una sonrisa forzada nunca será sonrisa, nace de la obligación, nunca del corazón.