Estado de fe

Dios mío veo el mundo caer sin pies, las estrellas correr de los ojos que dan brillo, cielo tornar gris arco iris de vida, y desamor agarrarme por el cuello buscando espacio.

Dices que el amor existe que entre animales, huyen del incendio, se encuentran veloces en sus cenizas, y yo saltó con ellos entre fronteras que los miran.

Por qué sus cuerpos fueron aniquilados del viento y de nuevo las fauces del animal voraz en sus carnes volvieron a saciar hambre humana.

Dios, qué han hecho, para merecer que esas vida sean acosadas y el alma atrapada entre rejas gritando desesperado alarido.

Dime tú, qué dices que todo abarcas, porque hundiste barca y cuando los brazos gritaban auxilio levantaste la ola sobre alma.

Tú precisamente tú, que gritabas cree y apartabas brazo de palabra para que nada contagiará pulcro trono.

Ahora ya no veo Dios, ni mío, ni tú, sólo queda lo cercano que tiene miedo de andar caminar descalzo.

Le doy calcetines y dejo pies desnudos caminar con la poca fe que me queda en el mundo que desde cueva mira.

Deshumanos no extrañan los brazos que al caer levantan, barcos que acogen miedos, sueños que contagian emociones,amor por encima del odio, mariposas que vuelan libres de redes y las abejas que defienden vuelo con débiles alas, ¿ dónde estás?.

Fe … en casi nada.

Nacimos en el tiempo salvaje y nos dejamos engañar por la fiera dócil. Quisieron que besaramos manos y cuando lo consiguieron sin miramientos retiraron. Nos prometieron un mundo feliz y sin embargo odio nos está arrasando, y miramos al otro lado de la alambrada como si nuestra piel no fuera dañada ….

Australia arde.