Conversaciones con la luna

Has entrado luz estelar por la ventana, iluminado la oscuridad que atrapaba sábanas de esperanza meciendo labios con acierto.

Quizás aquella furia rompiendo olas contra la desierta arena, no fue mas que un aviso de lo que la marea traería en su voz hastiada.

La pausa de cada llegada miraba al cielo y te buscaba entre los planetas de su órbita, como buscan los versos al poeta.

Ambos, heridos rebuscan entre las algas ausentes, atrapar los pies que caminan alta mar, torpes y pesados, dejan gravedad sangrar.

Y tú ahí, impasible a la muerte que nos rodea con la frialdad de una mirada ante la decisión tintada de rojo, eterna a la destrucción .

Tenías razón, nos extinguiremos entre las llamas que encendimos, y el brillo de tu cuerpo sólo podrá cerrar los ojos a los ríos que correrán sobre arca de Noé.

Te veo hundida buscando en el fondo del corazón, una respuesta a tanta destrucción.

Busco el alivio de tu silencio, escucho murmurar a los planetas quizás sería mejor encerrar en gran cápsula la irá de manos, encarcelar llagas y romper océanos sobre alma.