Murchison

Tres llamas hacia cuerpo,

fragmentos de luces

chocan contra el tiempo.

Dulce muerte invade

corazón latente.

Dejo regresar

recuerdo de la piel

tatuado Universo,

ADN de vida.

Miras desde ausencia

cuando nadie te ve,

preguntas que hubiera pasado

si tinta hubiera callado.

Quizás el olvido atrapara

y los ojos

cerrados esperaran.

Más nada regresa

donde nunca

llegó a existir.

De largo pasa

mientras

la vida se apaga.

Siete lunas suficientes

encajar puzzle,

quince planetas necesarios

alinear destino.

Chicago recordara

en la estantería más alta

para que inquietas manos

amordacen curiosidad.

Pena que tu llave

ya no recuerde

el giro de mi corazón.

Oxidada fallece

frente al mar

donde el amor

debió reinar.

Deja un comentario