Crash

Mares en ojos,

angeles en gesto,

juventud bolsillo

eternidad lejana.

Rápido llega

al ocaso del muro,

cuando apenas gires

observaras al diablo

en tu boca.

Chocaras contra muro

verás reflejo

de nieves en espalda,

sentirás el cuerpo ladear

movimiento.

Nada podrás hacer,

sólo lamentar

el tiempo dejado atrás,

en cada perdido amanecer.

Eres tan joven …

Romeo y Julieta

hermosos …

cuando acaban con todo.

Y chocarás cuando

veas tu cuerpo cambiar,

cuando pensamiento abrace sueño

bajo las esposas invisibles.

Puede que alcances el rayo de luz,

arda en tus manos

la pasión de su brillo,

te quemarás.

¡ Cuidado!.

Las primeras heridas

lloran ahora en la playa,

se envuelven en bolsas

de basura

y se acoplan a tu mochila.

Sabes, ahora la eternidad

ya no es lejana,

la ves demasiado cercana

y no te has enterado

apenas del roce.

Estabas tan ciego

que no engrasaste carrera,

demasiado veneno

en el camino.

Ahora roto en el muro

ya no existen lamentaciones,

la sangre mana

en los dolores que atrapan.

Perdiste el tiempo en correr

para llegar al atardecer.

Tarde. Crash.