Resistencia

El comienzo tiene sus patas cortas entre lo primitivo y lo conocido, se asemeja a lo cotidiano en la sofisticación de lo nuevo.

Creen que nació hace millones de años y que su sencillo cuerpo carece de corazón que lata con ardor.

Pequeños latidos, cuya fortaleza se encuentra en los tejados del misterio ondeando silbidos entre las rendijas del inicio.

Grandes formas de vivir, engullen cuerpo y él lucha en vientre por no ser fusionado en cruel ventisca de supervivencia.

Pálidas intenciones rescatan manos del fondo de una marea, una porción del todo y en su sentir aquella pequeña forma de vivir.

Tras varios intentos del tiempo, el futuro se abalanzó sobre su cuerpo, como quién necesita saber su pasado para poder mantener presente.

Lo cierto, es que existió cada sentimiento en su eje de rotación y cada emoción fue tan real como que cada día amanece de nuevo, aún en el eclipse de la memoria, resistiendo a la destrucción.