Espera con turno

Hubo un tiempo en que hubiera atravesado las pizarras de tizas acabadas y hubiera dibujado la niña que siempre se escondía.

Parece que fue una eternidad cuando los saltos de las sonrisas cruzaban los espasmos del miedo entre camino con tropiezos.

Versos de ajustadas corazas esperaban turno apenas en el aliento de suspiros danzando bajo el paso de las hojas cansadas.

Oigo tus pájaros desde mi rama, pauso el aliento de la Primavera entre granos de semillas gritando vida a las asustadas raíces.

Intensa piel se deja acariciar por tu boca, testigo de las dagas de palabras dejan secar sílabas mojadas, arrugadas en pinzas mecidas de calor.

Te espero con el corazón abierto, la sonrisa restante en una comisura y el silencio roto en un pequeño bolsillo, así, en nuestra roca, la que un día secuestrara mirada.

Foto de S

Deja un comentario