Debilidad

Su cuerpo llama, desea calma caminando la ignorancia de ser recordado entre los latidos a la sombra de un camino.

Coge pluma escondiendo mirada tras cristales de huída luz, intenta luchar contra la evidencia de ver acantilado deseando ser escalado.

Incumple palabra y vuelve a desear virando reflejo en el río de la pasión, es débil y peca entre las aristas de la piel.

Azota pensamiento deseando volver a rozar la comisura de aquella boca dejando manar sentimiento sobre miles «te siento».

Es débil y diablo del pecado más hermoso que nunca hubiera deseado, pervirtiendo sueño sobre los primeros rayos del comienzo.

Años de luto en la luneta de lo absurdo, como si supiera que abrir alma iba a ser una nueva ruleta rusa entre latidos.

Es tan débil que se regocija siendo así, sólo así sabrá que haber vivido entre sus brazos fue la mejor decisión de aquel corazón.