Las alas del silencio

Espalda mojada seca entre bastidores, mañana al amanecer volverán a intentar cruzar el río para posarse en la rama siguiente.

La tierra de su cuerpo se resquebrajó hace mucho tiempo al intentar escalar la frontera de aquella boca oculta en cada oscurecer.

El silencio del verso en el nuevo día, atravesando los cielos sin parcelas del único mundo, espinas rotas en lágrimas, lágrimas sedientas de voz.

Respirando aquella luz, oscilando en la penumbra, empujando sombra por el precipicio de aquella pérdida estela.

Dice entre sílabas que en la coraza del suelo espera, susurra un nombre en el eco del reflejo sediento de cuerpo.

Cuerpo que ya no padece infierno ¿dónde reposara Invierno mecido en las alas del silencio?.