Algún día …

A lo lejos, donde el viento se esconde entre niebla, un disparo retumbó en su corazón, rompió la cascada que caía sobre mí y nos engulló con el eco del cielo. Nos abrasó con sólo rozarnos y creímos que la utopía venía de su brazo. Ilusos, llenos de esperanza creímos fielmente en las palabras de los comienzos y no creímos a los viejos que nos hablaban de igualdad. Antes de que pudiéramos murmurar una sílaba nos encontramos abandonados en la ceniza de nuestros sueños. Cómo pudimos creer que todo iba a girar y que la bondad de las nieves volverían a calentarnos el estómago, cómo pudimos caer en la telaraña de su olvido y dejarnos vencer por los labios sueltos del silencio. Aún en el fondo del sentir, creímos en los reflejos ausentes y nos agarramos al clavo ardiendo de esa palabra, algún día ...

Deja un comentario