Encierro

Das la mano pero no me agarras, humo se disipa entre los dedos de la muerte, oculto mi piel y camino alejándome del mundo.

Mira desde la lejanía y con curiosidad me vigila, debe la muerte ir bien engrasada ¿ debe tener miedo de los soldados de mi alma?.

Se oculta entre cárceles de libertad para poder respirar con seguridad, abre su ventana y algún recuerdo se escapa, incumple encierro.

Vuela bien lejos y se posa en tu cuerpo, deja manos acariciar y se cuela en el abrazo de la vida tan fuerte que el viento encela su brisa.

Regresa cuando los latidos penetren en tu respirar y traeme oxígeno de aparente libertad, intento coger tu mano, el nada se fuma un cigarro.

Ausencia camina entre la niebla y el sol se oculta tras las nubes de tus ojos, haz que vuelva y estire corazón…

No hay encierro para tanto amor.

Deja un comentario