Sigilosa «reina»

Se esconde tras el marco de una ventana, la nostalgia camina con alma en guante y el cielo oculta amanecer en roja noche.

El pasado regresa con la pieza de puzzle entre sus brazos, encaja instante y lo pasea con correa para que la brisa no le abrace.

La araña tiene tela bien cosida de emociones ajenas, se construye mar con corales de sudores y esconde palabras danzarinas en baúl cerrado.

Una mosca despistada cae ante zamorras, asustada empieza a revolotear alas para escapar de psico-patas, taladrando pequeña cabeza.

Entran en pensamiento, controla, mueve, coloca, desordena, ordena, humilla, realza, manipula y al final engulle al ser que ya no es ni reflejo de lo que debiera ser.

Ahora la araña nada en opulente barcaza, los remos no guían, se han caído en la hitleriana intención.

La gran obra está muerta en vida.

La telaraña se rompe.

¿Dónde quedó la ética y moral?. Conductas qué recuerdan la búsqueda de la supremacía del ser.

Deja un comentario