Al otro lado

Desde mi ventana veo el mundo parado, los pájaros han cesado vuelo y los rayos entran por el espejo e intentan despertar del letargo.

Aquí el mundo es silencio, el paso agotado de la mañana se torna cementerio y las flores de la ausencia se cuelan entre invisibles rejas.

Esta mañana, busqué como se movían sus cuerpos, ellos estáticos en la mirada, el silencio había volado a sus brazos.

El mundo se dejó en la Primavera la última página del libro y ahora es esta ventana los ojos de mi alma, imperecera resiste al otro lado.

Deja un comentario