Sueño

Recuerdo aquel instante como algo muy lejano, se pierde entre la niebla del silencio y el eco se rompe en algún muro ausente de voces.

Quizás los planetas eran cómplices del momento, se ceñían sin esperar respuesta a aquel horizonte inhóspito de vida.

Debiste creerme cuando las sílabas caían por el arrecife de su boca y no abandonarme en la nada de un manantial estancado de ti.

Ahora me buscas, cierras ojos, para intentar traerme a tu realidad, demasiado tarde para despertar, las alas de mis ventanas vuelan lejos de tus ojos.

Tu voz se apaga en la oscuridad del ocaso apagando belleza y ya no escuchas tormentas, ahora, soy palabra de otra mañana.

Espero no ser de nuevo olvidado y cuando caiga la noche ser con una sonrisa recordado.

Somos sueños.

Sigue soñando hasta que el final tome tu mano.

Deja un comentario