Rescate

Retumban tambores en mi cabeza, miles de resacas se ciernen a los recuerdos, silencios abrazan con la luz de una inmensa niebla.

Los zapatos en la ventana esperan al viento, el calor se ha espantado del aroma de los sueños y la antena sigue ahí mirando al Sur de una mirada.

La mañana abre sus persianas y el aroma del café despierta este Domingo en la penumbra de cuatro paredes rotas al mundo .

Quise descubrir cada curva de su blanca piel, le dí el color de la sangre para que pudiera fluir entre las cumbres más extrañas.

Otro día igual, intento que no lo sea, no es el virus lo que me está matando, es la monotonía de la que huí cuando comenzaba a morir.

¿ Ves cómo regresa?.

Toma mi aire, siento su poder y un rayo atraviesa el cristal de la inocencia, fuerza me rescata y toma la luz de mi alma.

Vuela lejos de las rejas y no olvides regresar cuando el ocaso atraviese el Oeste, toma el Este, sólo así, nos podremos salvar.

Deja un comentario