La Resaca de la Palabra

Regreso a la tierra que me vio nacer, dejo agua de la fuente acariciar mi piel, subo la montaña, estiro en el verde manto a secar el alma aún calmada .

Quiero ser esa luz que se escapa por la ventana, dejar a los vientos narrar los tiempos, escuchar las voces del futuro abrirse camino entre las zarzas del miedo.

Todo de tu mano, la que no grita susurrando y entierra las furias tras montañas de espera, tanto pido, tan poco espero de los cielos ocultos del brezo.

Amanece de nuevo, clama libertad amordazada rama, en la cama del frío recuerda canción y llora al ver cómo la palabra todo se lleva tras la resaca de la mañana.

Deja un comentario