Detrás de la roca

Amanece sobre la cima de la intuición,

galopan los minutos para subir la gran colina,

nadie espera arriba, ojos miran desde una roca.

Piernas no responden a los ecos de las montañas,

quieren ir hacia ellas y una cuerda las ata al valle muerto.

Aún así, insiste en ascender los miedos de las rocas,

abraza aspereza y emerge rasguño.

Sangra rabia, habiendo amado al cielo sin neurona,

lágrimas de los que esperan enterrar dolor,

sangra días con prisa, abandonando belleza .

La última gota de un recuerdo, cae sobre el suelo.

Duerme en paz entre los abrazos fríos y gélidos,

cuelan la nada .

Despierta, todo ha sido un sueño y sigue atada al valle.

buscar el hoy aunque le cueste el mañana,

pasado a mochila, sigue la señal.

En la roca, aún silenciosos, los ojos esperan.

Detrás de la roca el futuro espera ser alcanzado, sabe del peso de la mochila anclado sobre su piel.

Deja un comentario