Cita sin vendas

¿El precio del amanecer en el silencio de una boca, calentarse bajo las sábanas de su cuerpo dejando emerger un orbayo entre piernas.

Despertar en las alas de su sexo y bucear bajo los pretextos de la mañana, quemar las horas en su mirada y penetrarla buscando respuestas en la libertad del alba.?.

Al dia siguiente seguir abrazando al aire de su piel sin prisa como la espera del sueño en una noche estrellada, sin cerrar corazón dejando invadir alma entre las hojas del Edén, y abriéndome al vergel de sus caderas cuando el deseo atraviese las macetas de la pasión.

No hay precio.

Lanzar el paracaidas al carajo y dejarme zambullir en las fauces de la lujuria de amor con premeditación, alevosia y rendición en digamos… ¿ esta noche?.

Deja un comentario