Luz

No quiero apagar el ruido de la boca que grita amor sin letra pequeña, ni endosar peros entre seguras letras atando ser.

Quedarme eternamente en el calor del sueño y reirle al sol que este es nuestro invierno.

Ahogando miedos de la noche entre niebla y caminando el camino aunque no se vea senda ante nuestra mirada.

Podría dibujarte un mundo ideal, lo veo en tu mirada cuando atraviesas lágrimas y las secas con tu luz la tristeza del mundo que nos atrapa.

Sabes bien que nunca me iré, saltaremos las rocas, nos pararemos a chapotear los charcos y caminaremos sin mirar atrás con la seguridad de haber vivido como hemos nacido, sin apariencias.

Aquello lo dejamos en la tierra enterrado, las horas tomarán bien cuenta de ello cuando sus raíces lo atrapen y lo enreden en orates excusas del reflejo del querer.

Ahora, ligeras como los pétalos de la madrugada, nadamos entre las mareas y nos dejamos mecer en la orilla del atardecer.

Trae esperanza, brillo y luz, fuerza para recorrer el mundo con tus alas, estaré viéndote caer y levantar brazos para volver a ser

No dudes, así va a ser.

Te amo. Feliz cumpleaños pequeña.

Deja un comentario