CASI PERFECTO

Traduce la señales de mi cuerpo que se esconden tras el reflejo de tu ventana, escribe las sílabas de mi vientre que se entremezclan con la cornisa de tu boca.

Abre la hoja de tu cuerpo y déjate seducir por el ocaso del sol sobre mi cuerpo, abrigando con las nieves de los recuerdos las cumbres del deseo.

Deja un comentario