Escombros

Nace en la rivera

de la mirada

el ocaso nocturno

respirando silencio.

Despiertan los brazos

de la fría soledad,

rodeada

de calor corporal.

Es sábado en el corazón

de la tibia desesperación,

perdiendo voces del bosque

entre ocultas estrellas.

El sol se apiada

dejando brisa sobre estela

en la madrugada

de la carencia.

Camina despacio

sobre los tibios tejados,

en alguno de ellos

maulla corazón.

Escucho su ruido

entre las nubes

de los escombros,

fachadas caen horizontes.

Deja un comentario