Oscurecer bajo luces

Luces rojas parpadean, una llama enciende instante, se eleva al cielo desesperada buscando el oxígeno de su cuerpo.

Rectánguladas ventanas abren su mundo ante la mirada, estáticas esperan donde la luna refleje ira.

Porciones de un todo reparten el espacio del corazón, laten axones al sentir la fuerza del alma.

Las farolas imitan las estrellas del Universo, ahora apagadas por ver los versos bajo humo.

Al fondo oscuridad, pequeño corazón deja piel reptar por las noches de neón teñidas de lágrimas de lamentos.

La llama crece, oscuridad abraza, el resto estático al mundo dibuja lo que fue escrito, la forma se queja y estira un poco más lados, alarga silueta y se deja morir en la sombra.

Igual que la luz, derrotada baja retaguardia se deja vencer por la oscuridad del Universo.

Duermen luces rojas.

Deja un comentario