El observador del horizonte

En el horizonte,

lluvia de estrellas

caen sobre bajas esferas.

En el cielo

voces aúllan libertad,

un día vendida.

En el bolsillo,

mil razones

para no dejar alma

náufraga al latir.

En las letras,

corazones palpitando susurros,

esconden los vientos.

En mi cuerpo,

abrazo,

amor impide

atravesar espinas.

En mi sueño,

silencio,

olvido triunfa.

En el recuerdo

una promesa

rota por el tiempo.

Mañana muerte,

con el gesto alto,

resoplando soledad.

Todo ocurre por algo,

mientras eso ocurre

el todo se lanza al vacío.

Estupidez camina a cuatro patas,

regresa el mono,

todo vuelve a rodar.

Hasta el horizonte

sabía …

que esto iba a pasar.

Una guerra por proteger o matar,

horizonte mira

como se borra la estela.

Deja un comentario