Amor entre cuerdas

Las partículas subatómicas de mi alma son puntuales como el alba entre las uñas, vibran de sensaciones que se vierten entre las pieles.

Son cuerdas invisibles que resuenan en la noche silenciosa, se quiebran en los ríos de mi cuerpo cuando el deseo se desborda en los poros del acantilado.

Rozan la dimensión cero entre la carne que con hilos retuerce, entrando en la dimensión desconocida del querer con todas las de la ley.

Dimensiones de nuestras bocas se entrelazan buscando el sabor de la esperanza de encontrar la similitud entre las suaves caricias.

Las dimensiones temporales de lo que fue se pliegan en los armarios abarrotados de polvo, polvo de estrellas sin luz, cenizas de vientos sordos.

Seremos eternos en el recuerdo, pero ahora, somos cuerdas que se enlazan en la pasión del sentir aunque sea con los pies en el precipicio de tanto amor, amor entre cuerdas.

Deja un comentario