Acampada de la muerte

Ojos ciegos no ven,

corazones vacíos de sentido

pintan máscaras guerreras

sometidos a la palabra de su Dios.

Niegan existencia de mundo

creando piedras

reflejos de sectas,

jactando penuria

heridas acampadas.

Caminan con pasos doblados

para alcanzar supremacía,

intentando lo muerto

regresar de cenizas.

Inmortalidad caerá

entre hojas otoñales

sin poder salvarse

agonizando aliento.

Se quieren, es normal

mal habita amor,

son los egos

habitando corazón.

San Xuan se llevó la razón enmascarada de libertad. Junio ardió y en Agosto la muerte regresó.

Deja un comentario