Un día cualquiera … puede que hoy o no.

Límitado mundo se encuentra en el contorno del camino, abandona pasos entre lo pasado, camina despacio hacia estrellas ocultas.

El confin de sus labios es una silueta juguetona, entreabre movimientos cesando paso a una serpiente ahora sin veneno.

Fin del silencio, retumba eco y apalea sin remedio como látigo castigando voz en un oscuro callejón.

Ruidos agitan calma del pensar y miles de tonos entremezclan ágiles corazones, sordos deben estar para elevar tanto la voz.

Intento pensar y recoger entre alguna neurona perdida para no caer en el alboroto, pero soy débil Stranger Things comienza y yo dejo el verso en el mundo paralelo de una estrofa.

¡Aichs!, soy frágil, he caído bajo sus fauces.

Me encanta.

Deja un comentario