88

Había oído como las mariposas lejanas eran consideradas más bellas, extravagantes y hermosas que las locales y cómo los lepidopterólogos lugareños alababan todas las especies ajenas a su entorno. No veían a la mariposa cercana con su peculiaridad y danza como algo digno de ser mostrado ni que sus piruetas fueran únicas, tampoco las labores con el ecosistema que ella cada mañana sin mostrar nada realizaba. Así, la mariposa decidió volar lejos de las brisas que cada amanecer arropaban, voló noche y día, llegando al otro lado del mundo. Allí se percató de que se había alejado del hogar, donde ahora transitaba era ahora su casa. Un lepidopterólogo japonés, la observó mientras sus alas posaba, vio algo extraordinario en su vuelo que nadie había querido mirar y quedó tan cautivado de sus alas que le hizo un jardín donde poder reposar restos, grabó cada pirueta en busca de una explicación de aquello que ante sus ojos plasmaba. La mariposa agotada cada noche se preguntaba por qué tan poco amor dónde la larva un día lloraba y ahora teniendo todo, añoraba lágrimas de aquella mañana. Así que la mariposa que resultó ser única y que nunca había bailado y todas las danzas de los cuerpos había danzado, decidió pasar página y borrar la ceguera del hogar que quiso amar, nunca aceptaron que fuera diferente en su manera de revolotear. Ahora, ella es una mariposa reconocida por el talento que manaba de su pequeño cuerpo al otro lado del mundo, en su antiguo hogar siguen venerando a la mariposa común, sin reconocer, que en uno de esos árboles nació la única especie del mundo con un número tatuado en su vuelo y portadora del dolor del rechazo en su pequeño corazón. Ahora, su descendencia es muy reconocida, todas heredaron una numeración y cada una un poder especial, el otro lado del mundo se hizo famoso por el cuidado de esta especie y el pueblo que la acogió fue reconocido como protector de tales seres. El pueblo que ninguneo a la pequeña mariposa, aún siguen admirando el tipo común como si no existiera más amaneceres después de sus noches.

Deja un comentario