Pronóstico. Herida abierta

Por qué no hay estrellas, las fugaces sin aliento, por qué ojos tristes ya no lloran, intento regar con mar mejillas, pero nada cae.

Vuelto a sentirme extraña como si mi tinta secara todo sentimiento y ya no me quedara vivo ninguno de ellos.

La noche me atrapa y no consigo dormir, un buen búho ha espantado sueño y me ha dejado en la cuneta del desvelo, ahí gimiendo regresar a las dulces noches de la soledad.

Ya no creo en nada, ni que mañana vuelva a sentirme viva ni invierno sin miedo, empiezo a sufrir la vejez del ateísmo aferrimo a una copa vacía de amor.

No era lo prometido, pero hasta la promesa más cierta acaba siendo papel mojado, las estrellas se ocultan en el rojo cielo y la muerte va vestida de luto.

Muero en vida, así está el pronóstico hoy, herida abierta.

Deja un comentario