Al borde del aviso

Se tuerce el equilibrio de mi cuerpo acantilados escupen borde, me dejan oscilando en el aire del nunca más.

Quiero regresar a tu cintura y ceñirme a hendiduras sin el miedo entre mis manos, respirar de su boca y contagiarme del aíre del vuelo.

Me dicen que jamás volveré a sentir mi cuerpo en sincronía con el tuyo, que debo olvidar besos en mi piel y la sangre manando del corazón.

Voy perdiendo todo lo encontrado en el camino, cansada de los avisos del viento decido arriesgar y dejar mi pelo arrasar por las nieves.

Quizás ellas calmen tanta ansia de búsqueda, tanto por ver en cada camino, tiempo vivido robado… no sé si podré retorcer este sentimiento.

No debo dudar, dejo a mi cuerpo manar oportunidad, comienzo a caminar al borde del silencio, ya no escucho voces, se han ido por la ladera del fin.

Al borde del mundo un único paso es lo que te separa del grito.

Deja un comentario