Todo cae

Las hojas del Otoño, la lluvia de las nubes, la nieve de su cima, la manzana prohibida, la gravedad del cuerpo, la luz de esa luna, las palabras con veneno, el día agotado ante horizonte arrojado.

El querer del corazón, la cera de una vela,

todo cae inevitablemente

piedras del bosque, la sonrisa de una boca, el teléfono de mi mano, la sombra de un ciprés, el recuerdo de la vida.

La catarata de una cornisa, la hierba seca, el alma herida, las ganas de amar, el silencio del amanecer, la tinta de una pluma, mis lágrimas en tu ausencia.

Aveces lo recojo, otras lo observo y algunas veces lo hago mío con una sola mirada, le pregunto si se ha hecho daño, nada contesta, hasta la respuesta se ha caído en un pozo oscuro lleno de latido.

Deja un comentario