Le apagué la luz …

He subido a la luna le he retorcido el pescuezo y la he empotrado contra el Universo, una noche sin dormir por tanto resplandor en la noche, cuando cierro los ojos ella está ahí vigilando .

Ahora ha girado cuerpo indignada por no ejercer pleitesía a su hermosura, por desmenuzar los cráteres con mi boca y degullido las señales químicas de su esplendorosa figura.

Creída de cuna, tenía tod@s l@s poetas del mundo y casi me engaña.

¡Ah no, esta vez no!, subo los escalones del cielo y te lanzó al otro lado del Universo como vuelvas a intentar embaucarme con tu luz, con tu reflejo, con tu … Mier… coles, ya me pilló mirándola, esquivo a Venus, ahora soy yo quien se gira.

¡Mirala! que se habrá creído ese satélite,hacerse pasar por un planeta para ser descubierta bajo las mareas con el ánimo torcido en la tierra.

Ya ves poeta y sin luna, soy más de estrella y planeta y del vuelo de un verso al corazón.

Deja un comentario